Cloud Ecosystems- ¿Cómo saber si su organización está preparada?

Echamos un vistazo a cómo determinar si su organización está preparada para una migración a la nube y cómo hacerlo.

A la hora de determinar si se va a migrar a un ecosistema de nube, es importante considerar cómo llegaría su empresa y si está preparada. El primer paso es considerar dónde se encuentra desde el punto de vista de la adopción. Una organización debe evaluar ampliamente si tiene una verdadera alineación desde el punto de vista del negocio y de la TI. Para alcanzar todos los objetivos empresariales, los objetivos de TI y los de la empresa deben estar alineados. Estos dos grupos no siempre están en la misma página, lo que hace que la colaboración y la comunicación sean aún más importantes. Por ejemplo, las empresas a menudo se enfrentan a grandes desafíos cuando cambian la cultura de la organización a una mentalidad ágil mientras utilizan las prácticas de transformación SAFe. Alineando adecuadamente los objetivos en toda la empresa, se puede considerar la organización de forma holística y tener en cuenta a las personas, los procesos y la tecnología:

  • ¿Qué valoran las partes interesadas de su empresa?
  • ¿Dónde hay lagunas en su proceso actual?
  • ¿Qué aspecto tiene su cartera de productos?
  • ¿Se está posicionando en el mercado de la mejor manera posible?

Investigación y desarrollo

La investigación y el desarrollo, así como las estrategias de innovación, son cruciales para entender su inversión en una plataforma en la nube. Durante esta fase, debe identificar si está tratando de resolver un problema, contener un problema o innovar su producto actual. Innovar su producto actual podría derivar simplemente de mantenerse al día con las tendencias de la industria para evitar que el producto y el panorama de la arquitectura se queden anquilosados.

Evaluación del movimiento a la nube

Existen múltiples enfoques para la migración a la nube, incluyendo: pública, privada e híbrida. La evaluación del progreso de su organización en la adopción de la nube puede ayudar a guiar el enfoque. También puede ayudar a la hora de definir los equipos del Centro de Excelencia. Estos equipos proporcionarán liderazgo, mostrarán cómo implementar las mejores prácticas y proporcionarán orientación técnica sobre una tecnología específica y/o una línea de negocio. Para elegir la plataforma de nube más adecuada, una empresa debe evaluar a sus clientes, sus capacidades financieras y sus estrategias de datos.

  • Entender a su cliente: Evaluar la posición de su producto en el mercado y comprender cómo lo utiliza su cliente será la clave de su éxito. El desarrollo en la nube se centra en aportar valor al negocio más que en resolver cuestiones técnicas.
  • Tener en cuenta las finanzas: Las aplicaciones en la nube suelen percibirse como más rentables que las implantaciones tradicionales. A menos que el traslado a la nube sea financieramente inteligente o exista una necesidad específica para ello, no tendría sentido.
  • Estrategia de intercambio de datos: Considere cómo puede aportar datos a su proceso actual que puedan ser entregados y estandarizados para integrarlos con sus sistemas internos y externos. Averigüe dónde y cómo puede modernizar estos sistemas existentes dentro de la nueva visión de la arquitectura y la hoja de ruta.

Ejecución de su plan

Una vez que su organización haya decidido en qué plataforma en la nube invertir, tendrá que empezar a definir la hoja de ruta de su organización y considerar lo siguiente:

  • ¿En qué productos y aplicaciones está invirtiendo la organización? ¿Qué productos y aplicaciones deben contenerse y sustituirse? En el caso de las aplicaciones contenidas, ¿se trata de una migración en la nube o en las instalaciones? También debe quedar clara la definición de una política sobre el tiempo que la organización va a colocar una aplicación en contención. Una vez que un producto o una aplicación se ha posicionado como contenida, debe establecerse una fecha de desmantelamiento.
  • Escala en la forma de diseñar. Este concepto en sí mismo puede ser complicado en términos de arquitectura y diseño, que requieren nuevos conjuntos de habilidades de sus empleados. Haga una estrategia sobre cómo formará a su personal actual o contratará los recursos adecuados para cubrir esas carencias.
  • Las grandes organizaciones no siempre son capaces de integrar completamente todos sus procesos en una plataforma en la nube. Por ejemplo, las empresas del sector sanitario son extensas, tienen varios departamentos (por ejemplo, facturación, reclamaciones, proveedores, pagadores) y necesitan dividir sus esfuerzos por sus dominios o líneas de negocio específicas. Normalmente, esta estrategia de transformación requiere una mezcla de centros de datos locales que utilicen un modelo operativo híbrido. En este modelo, los datos pueden almacenarse en un centro de datos en la premisa en una nube privada debido al cumplimiento de la normativa. Los datos pueden tener regulaciones donde persisten. En cuanto al uso del ordenador de la nube pública, puede que no haya cumplimiento normativo. Las empresas pueden mantener en la premisa (datos sensibles o cosas que no pueden ser 100% aseguradas por la nube) y seguir utilizando los recursos de la nube según sea necesario.
  • Tanto si su organización es grande como pequeña, hay que tener en cuenta muchas consideraciones a la hora de evaluar si su empresa está preparada para migrar a la nube. Es fundamental analizar con detenimiento la situación de sus objetivos empresariales y de TI para asegurarse de que están alineados. Al ver su organización de forma holística, puede establecer las directrices de I+D adecuadas, los objetivos de producto, las evaluaciones financieras y, en última instancia, elegir qué tipo de ecosistema de nube es el adecuado para su empresa.

Haga clic aquí para leer esto en inglés.